28.1.06

Tomás de Aquino o el problema de seguir a Aristóteles


Es uno de los fundamentos de la filosofía y teología católica. Dice:
Dios, que es acto puro y no tiene nada de potencialidad, tiene un poder activo infinito sobre las demás cosas. Me gusta también cuando dice:
Teme al hombre de un sólo libro.
El problema de seguir a Aristóteles
Los averroístas sostenían, interpretando a Aristóteles, que el alma, en tanto que individual, no era inmortal. La inmortalidad pertenece únicamente al intelecto que es impersonal e idéntico en los distintos seres intelectuales.
Al ser contrario a la doctrina católica, Aristóteles tenía mala reputación en Roma. Santo Tomás se esforzó por deshacer el daño causado por una interpretación demasiado fiel a las doctrinas árabes que habían traducido a Aristóteles.
Para ello, Santo Tomás contaba con escritos originales en Griego proporcionados por Guillermo de Moerbeke que le permitieron tener un conocimiento realmente profundo del filósofo. Por tanto, Santo Tomás siguió al genuino Aristóteles y desaprobó el Platonismo incluso tal y como aparece en San Agustín.
Finalmente convenció a la Iglesia Católica que el Aristotelismo era preferible al Platonismo como fundamento de la filosofía cristiana y que los mahometanos y averroístas habían interpretado mal a Aristóteles.
Con Aristoteles, Santo Tomás se topó con el problema de los universales. Finalmente decidió que los universales no subsisten fuera del alma, pero que el intelecto al comprender los universales, comprende cosas que están fuera del alma.

1 comentario:

María dijo...

Querido manan>

Ayer fui a un festival en un templo budista.
Puse incienso por ti, por mi, por todos.
Un abrazo grande desde aca.