27.1.06

otra para emperatriz


Una mujer sentada en el centro de un sol radiante, coronada de doce estrellas (también en la Virgen María); sus pies posan sobre la luna (idem). Es la personificación de la fecundidad universal. El sol es el emblema del poder creador; la corona de doce estrellas representa las casas que este astro recoge, año por año, alrededor de la zona zodiacal. Esta mujer María, virgen y Madre de Dios, es Isis celeste o la Naturaleza; tiene un cetro terminado en un globo; es la señal de la acción perpetua sobre las cosas nacidas y que deben nacer. En la otra mano tiene un águila, símbolo de las alturas a que puede elevarse el vuelo del espíritu. La luna colocada bajo sus pies representa la inferioridad de la Materia y su dominación por el Espíritu.
Esta lámina significa germinación, fermentación, incubación, fecundidad, generación, iniciativa.Expresa, en el plano espiritual, el Poder Supremo, equilibrado por la inteligencia eternamente activa y por la Sabiduría absoluta. En el plano intelectual, la fecundidad del Ente. En el plano físico, la Naturaleza en elaboración; la germinación de los actos que deben nacer de la Voluntad.

2 comentarios:

l'analfabeta dijo...

hola...sólo he podido dedicarle un vistazo, prometo visita dedicada. me llamo sole y me siento alagadísima con tus comentarios, apareces en un momento de luna menguante ;). ¡gracias!

un beso.

milagros dijo...

sabías que mi hombre también es emperatriz? besos.